en

 /

 es

/the honestly, statement

LONG STORY SHORT

 

 

Este dominio, chamian.eu, será utilizado en primera instancia como una página normal de artista, con la más o menos académica disposición de una página web de artista visual. Sin embargo, habrá una versión paralela de esta misma página web bajo el nombre de “honestly,”,

 

La versión honestly, es una plataforma honesta donde se dice la verdad sobre su contenido. Se trata de una réplica de esta misma página web, pero su contenido se transforma. No en el sentido de que este contenido sea otro, sino que se convierte en una especie de lienzo sobre el que bocetar todas las ideas que son implícitas en el proceso del trabajo final. Se añadirán notas y pensamientos circundantes a procesos, tanto logísticos como de la propia producción de la obra. Así como posibles formas que podría haber tomado la pieza final, bocetos 3D que quedaron o continúan como proyecto, diversos estallidos de brainstorming y un largo etcétera voluntario para mantener su carácter abierto a nuevas ideas que puedan surgir de todo esto.

 

Pero, honestamente, está versión todavía se encuentra en construcción.

 

LONG STORY

Entre las cosas que están pasando, siento que estoy en un momento bastante particular en el arte. Bueno, digamos que se trata de uno más, pero imagino que me resulta especial por el mero hecho de vivirlo. Pero supongamos que el arte hace eso que dicen que hace, y hace uso de la percepción de lo real para deformarla según gustos, tantos y tan variados como todos los que existan. Pues bien, uno de los temas más redundantes que se están dando en los contenidos de obras -los hits del momento-, parten del absoluto convencimiento y aceptación de un mundo que resulta estar bastante jodido. De hecho, se trata de un mundo que genera más imaginarios negativos y autodestructivos que quizá un deseo de apaciguarlo un poco más pacíficamente, como el precedente del expresionismo abstracto. El mundo está jodido, pero no tanto como para abstraerse completamente de él. Aunque no se trata únicamente de esto. No es que se pueda dimensionar el volumen de si está el mundo más jodido o menos, pero diría que no hace falta. Diría, de hecho, que el contexto es intercambiable, pero lo que es inamovible es un estado de ánimo general. Ya que, si salimos del análisis de la forma, de las obras en sí para acceder a la instancia que lo engloba: el contexto, la escena artística; podrían verse como prácticamente dos iguales.

 

Así me encuentro una escena artística que no para de repetirse y envuelve a todo aquel que haga una mínima incursión en ella. Me refiero a la conformidad ante ese mundo jodido citado anteriormente, cuya procedencia tiene lugar de esta visión del mundo, pero también del gremio del arte. Comienzo conversaciones sobre el trabajo de un artista y acabo hablando de su situación profesional. Resulta que hay artistas, cuyo trabajo admiro y suponen una especie de meca laboral dentro de la profesión, que están en juicio con sus galerías porque llevan meses sin facturar las ventas de sus obras. Entonces, hablo sobre un proyecto curatorial y termino escuchando que los comisarios que lo realizan no saben cómo cubrir los gastos de la niñera, cuya función ha surgido de la necesidad de desarrollar precisamente ese proyecto curatorial. Y sí, así es, mi sensación es de estar dentro de una situación completamente naturalizada de la precariedad. Incluso me atrevería a decir que la palabra precariedad ya está pasada de moda. Era vigente cuando todavía existía una activa preocupación por su existencia. Ahora se podría decir que no hay un exhaustivo esfuerzo por ocultar esta situación, sino que siempre consigue desvelarse sin dificultad alguna. Quedando, así, expuesta y de frente, la cara oculta; suprimiéndose los estigmas de incomodidad burguesa para mostrar este backstage cubierto de telarañas. Casi sucede más como un acto de terapia que por un acto de rebeldía propiamente articulada.

 

Desde luego, razones debe haber para quejarse, pero aun así y todo, seguimos. Por qué seguimos? Se trata de una negación visceral comprometida a un sueño americano, a aspirar a ser el Damien Hirst de la norma? O cuáles son entonces las pulsiones que conforman las incesantes propuestas artísticas que no paran de generarse? Y es que no es que sólo no ha cesado la producción artística dada la situación, sino que, en su lugar, se ha incrementado de manera exponencial. Y no sólo en el ámbito de las artes, sino que hay contagiada una preocupación estética de manera general en casi todos los contextos cotidianos. Las personas tienen una sensibilidad estética más propia o menos, pero el criterio existe. Y seguramente todo tenga una lógica de desarrollo muy darwiniana, como la generación de nuevas herramientas de producción y consumo de cultura visual accesibles, añadido al despliegue de medios o redes que democratizan su difusión; entre muchas otras cosas. Siendo que cada vez hay más arte y se dan todos los ingredientes para que su ritmo de producción sólo pueda incrementar, el contexto que lo enmarca sigue siendo prácticamente el mismo. Un contexto que se encuentra estructurado de una manera concreta desde hace mucho tiempo, cuyo abastecimiento es reiteradamente calificado como insostenible, escaso u obsoleto.

 

Recuerdo, que hace tiempo me contaron que al visitar una bienal de vídeo arte se calculó la duración total de todos los vídeos y se dieron cuenta que superaba el tiempo posible de verlos presencialmente en la sala. Superaba el tiempo posible de visitación desde la apertura de las salas en la inauguración hasta su desmontaje. Este podría ser el caso más exagerado, pero quizá me sirva de ejemplo perfecto para apuntar a situaciones en las que, no sólo por motivo económico, podrían dar lugar a plantear otros medios de exposición institucionalizados. Y no sólo institucionales, sino variados dispositivos que al cambiar precisamente la forma en la que se estructura el producto del arte, permitieran seguir generando otro tipo de materia artística, también comercializable. Vaya, ideas hay varias. Lo importante es que hay, de hecho, ideas muy buenas en el mundo. Las personas son altamente ingeniosas y con la curiosidad saciada a través de mil herramientas, cada día son más visibles estos estallidos de ingenio y no sólo a materias pragmáticas sino a formas de concebir el mundo.

Es por todo esto que ante ese conformismo del mundo jodido, el mundo jodido representado en el arte y su marco, escena e institución que apenas es capaz de acogerlo apropiadamente, quisiera hacer una declaración de intenciones sobre la manera en la que quiero abordar esta web contenedora de mis trabajos:

 

Este dominio, chamian.eu, será utilizado en primera instancia como una página normal de artista, con la más o menos académica disposición de una página web de artista visual. Sin embargo, habrá una versión paralela de esta misma página web bajo el nombre de “honestly,”,

 

La versión honestly, es una plataforma honesta donde se dice la verdad sobre su contenido. Se trata de una réplica de esta misma página web, pero su contenido se transforma. No en el sentido de que este contenido sea otro, sino que se convierte en una especie de lienzo sobre el que bocetar todas las ideas que son implícitas en el proceso del trabajo final. Se añadirán notas y pensamientos circundantes a procesos, tanto logísticos como de la propia producción de la obra. Así como posibles formas que podría haber tomado la pieza final, bocetos 3D que quedaron o continúan como proyecto, diversos estallidos de brainstorming y un largo etcétera voluntario para mantener su carácter abierto a nuevas ideas que puedan surgir de todo esto.

 

Y entendiendo honestly, como una respuesta hacia un estado de ánimo del sector artístico, espero que pueda intuirse que, por supuesto, existe una pulsión mucho más allá de lo gremial. Hay una pulsión de forma de convivir con el mundo detrás de honestly,. No por decir la verdad únicamente, sino por alcanzar un nirvana de integridad ante el pobre conocimiento del propio ser. Podría contártelo, pero creo, honestamente, que hemos llegado al límite de las distancias profesionales. Al igual que agradezco con la mayor honestidad cualquier cantidad de tiempo que hayas querido permanecer aquí.

 

Por todo ello, gracias y salud.

 

 

#postinternet #postinternetart #saopaulobiennial

 

 

 

/index